Rutas Turísticas de Venezuela: Mundo Perdido

Los tepuyes son considerados islas del tiempo, las tierras emergidas más antiguas del planeta y un tesoro invaluable en recursos botánicos y zoológicos.

Programa 6 Temporada IV

En la clasificación actual de circuitos o rutas turísticas de Venezuela, organizadas por el Ministerio del Poder Popular para el Turismo (MINTUR) el Mundo Tropical incluye a los estados Anzoátegui, Monagas, Sucre, Nueva Esparta, Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro. En La Taguarita del Sabor nos ha parecido conveniente separar los tres últimos, debido a sus características comunes, y proponer con ellos una nueva ruta para este grupo de estados: El Mundo Perdido.

El mundo perdido (Original en inglés: The Lost World) es el título de una novela del autor británico Arthur Conan Doyle, sobre una expedición a una meseta sudamericana, basada en el monte Roraima de la selva Amazónica Venezolana, donde los protagonistas suponen que aún sobreviven animales prehistóricos. Si es verdad que no existen dinosaurios en nuestra Guayana, es cierto que la fauna y ecosistema de buena parte de nuestra selva guayanesa es endémica, por lo tanto, es un tesoro botánico y zoológico incalculable, que por la mala administración de la mano del hombre corre el riesgo de perderse.

En el Delta del Orinoco es posible comulgar con diferentes comunidades indígenas y vivir la experiencia de ser parte de esa comunidad.

Una vez este mundo estuvo perdido para el conocimiento de la civilización occidental, ahora que apenas estamos descubriendo su potencial, corremos el riesgo de perderlo para siempre por la acción irracional de los seres humanos, por eso nos ha parecido bien, a La Taguarita del Sabor, hacer honor a ese título para personificar a un mundo en pleno descubrimiento pero que está siendo amenazado por la mano del hombre.

En este mundo de contrastes, resaltan la intervención tecnológica en su paisaje por la mano del hombre, por ejemplo la Represa del Guri, en contrafigura a la intervención de la acción de la  naturaleza, por ejemplo en la formación de los tepuyes.

La Selva Amazonas, con su Santo Ángel, el Parque Nacional Canaima con las formaciones Tepuyes, las más antiguas del planeta, el legendario Orinoco que baña con sus aguas el Atlántico en el Delta, son apenas unas de las maravillas de esta ruta turística.

Los ríos Orinoco y Caroní, con densidades diferentes, corren paralelos en la misma corriente por muchos kilómetros antes de fundirse para desembocar en el océano Atlántico.

Puerto Ayacucho, a la orilla del Orinoco, es la capital del estado de Amazonas, segundo en extensión del país, pero también el menos poblado y con la mayor presencia de habitantes autóctonos: Piaoras, Guahibos, Maos, Barés, Maquiritares, Curripacos, Yerales y Yekuanas.

Las selvas amazónicas venezolanas cubren cerca de diez millones de hectáreas cuadradas que son el hábitat de jaguares, monos y otras especies salvajes, protegidas por una densa red de parques naturales. La naturaleza exuberante provee a las comunidades indígenas de todo lo necesario, en un mundo totalmente diferente, aislado y por momentos temible, pero a la vez puro y virgen, como en el alba de los tiempos.

Ambientes similares ofrece el estado de Bolívar, asentado sobre la cuenca del Orinoco y como parte del Escudo de Guayana, con tesoros naturales como el Salto Ángel y los espectaculares tepuyes, unas elevaciones de cimas semiplanas y paredes verticales de casi tres mil metros que dominan el paisaje en la Gran Sabana, un parque natural de 900 mil hectáreas cuadradas.

Ciudad Bolívar, deja ver su próspero pasado fruto de las minas de oro y diamante, de la explotación del caucho, la sarrapia y el batalá, en un centro histórico en el que destaca la Catedral Metropolitana y la Casa de San Isidro, donde vivió y trabajó Simón Bolívar en el siglo XIX.

Las industrias básicas de metalurgia y producción hidroeléctrica son la base económica del Mundo Perdido. En la foto la represa hidroeléctrica del Guri, proveedora de más del 70% de la energía eléctrica del país.

Un paseo por Delta Amacuro, donde la desembocadura del Orinoco se abre unos 22 kilómetros de ancho en múltiples cañones, permitirá descubrir la ancestral cultura de los Waraos –gente en canoas, según su significado–, que siguen viviendo en palafitos y haciendo de los ríos, el centro de su mundo.

Tópicos curiosos

En este circuito turístico podemos encontrar algunos tópicos curiosos relevantes:

  • El Salto Ángel, estado de Bolívar, cae a 1020 metros y es el más alto del mundo.
  • Los Tepuyes, de cimas planas y paredes verticales, se alzan en el Parque La Gran Sabana hasta más de dos mil metros; y no existen iguales en ningún otro lugar del mundo.
  • El Amazonas venezolano junto al estado de Bolívar forman el llamado Escudo Guyanés, constituido por rocas metamórficas y graníticas del período Precámbrico de formación de la tierra hace más de 400 millones de años, lo que la convierte en la formación geológica más antigua del planeta.
About David Alexander Garrido Michalczuk
David Alexander Garrido Michalczuk, es Ingeniero en Electrónica graduado en el Instituto Universitario de las Fuerzas Armadas Nacionales (IUPFAN) y Chef de Cocina Internacional, graduado de High Training Educational Institute (HTEI), obtuvo su certificado de Locución en la Universidad Central de Venezuela (UCV), además de ser certificado como Productor Nacional Independiente por el MINCI, con el número 20.007. Ha sido webmaster de varios sitios webs educativos e informativos. Actualmente es Director Ejecutivo y profesor a dedicación exclusiva de la escuela de cocina High Training Educational Institute HTEI. Fue cofundador de La Taguarita del Sabor y uno de los conductores de la 1ra Temporada del programa; actualmente es productor y conductor de la 4° temporada. Además coordina el trabajo de producción y venta del sitio web lataguaritadelsabor.com

Deja un comentario