Azúcar, historia y tradición en Venezuela (Parte I)

Este artículo está inspirado en la investigación de la MSc. Marisol Rodríguez Arrieta, “Venezuela en la ruta comercial azucarera: Su impacto en la sociedad sucrense”, publicada en la Revista de Ciencias Sociales v.11 n.1, en Maracaibo durante el mes de abril de 2005.

Para el año 1.420 d.C., la caña de azúcar estaba extendida por todo el norte de África en el Mediterráneo hasta Marruecos, en Europa el sur de Italia y España la cultivaban, de allí se traslado hasta Madeira y las Islas Canarias, desde donde Cristóbal Colón la trae al Nuevo Mundo, siendo el Descubrimiento de América, el gran lanzamiento popular de este producto en el Continente Americano.

El azúcar era conocido por los griegos desde la época de Alejandro Magno, sin embargo, fueron los árabes musulmanes los que se encargaron de propagar el cultivo de esta gramínea india por todo el norte de África y el suroeste de Europa. El ingreso de este producto a las cocinas españolas y sicilianas produjo una verdadera transformación de la repostería y dulcería europeas. Durante el medioevo se conoció como el oro blanco.
En la imagen, podemos ver la propagación del cultivo de caña de azúcar en Europa para finales del siglo XV (zonas en color verde), no alcanza espacio para mostrar las islas Canarias, fuente importante de caña de azúcar para España.

Los árabes se habían beneficiado por siglos del comercio del “oro blanco”, nombre que recibía el azúcar por su alto precio, cuando los españoles reconquistan Granada, acceden a los cañaverales de Al-Andalus; el descubrimiento de América supuso mayores áreas tropicales para su cultivo. Colón trajo consigo plantas de caña de azúcar, en su segundo viaje, y las plantó en las islas del Caribe, particularmente en la Isla La Española, hoy conocida como República Dominicana, y Haití, desde donde se extendió a Cuba, Centroamérica y Suramérica.

La gran necesidad de los mercado europeos por este cultivo favoreció el desarrollo de las plantaciones de caña de azúcar en América Latina y las Antillas. Estas se llenaron de ingenios y trapiches, y fue una de las principales causas del tráfico de esclavos africanos a las colonias americanas. La economía de las islas del Caribe y en especial Cuba, la mayor de todas estas islas y la de mejor condición para el cultivo, vivieron hasta mediados del siglo XIX de la economía de la caña.

En Venezuela la situación fue diferente porque el azúcar era el producto básico de exportación. Su desarrollo fue lento: fue en Coro donde se introdujo la primera semilla de caña, las diferentes expediciones en la búsqueda del Dorado permitieron la extensión de la caña en zonas aptas.

Dentro del óvalo amarillo se encuentra el área más importante para el cultivo de la América española de azúcar. Los ingleses practicaron el cultivo en sus islas y la colonia de Guayana. Brasil es el principal productor de caña de azúcar en América actualmente.

Durante los siglos XVI y XVII, el desarrollo del cultivo fue lento por varias razones, entre ellas: el florecimiento de los paisajes azucareros demandaba de una cuantiosa inversión de capitales que los españoles no tenían entre sus planes, la falta de establecimientos equipados con implementos e instrumentos para producir y moler la caña fue evidente; la siembra y la posterior limpieza de la gramínea requería de mano de obra estable y barata que era escasa; los trapiches más modestos necesitaban de 20 trabajadores para desempeñar su papel en el proceso azucarero, además, del cultivo de la semilla, recolección de la caña, transporte y elaboración de los productos finales.

Como si esto no fuera suficiente, aunque Venezuela podía producir una cantidad de azúcar apreciable, el consumo interior devoraba lo producido y en muchas ocasiones terminaba importándola, el barón Alexander von Humboldt hizo referencia en sus obras del sorprendente consumo per cápita de azúcar en Venezuela. Para los españoles nunca fue negocio producir azúcar en Venezuela.

El Tocuyo fue la zona desde donde partió la propagación de la caña de azúcar en Venezuela, no tardaría en convertirse en un recurso de amplio cultivo y explotación. En la foto: Paisaje de un sembradío de caña de azúcar en El Tocuyo.

Se sabe que desde Coro llegó la caña hasta El Tocuyo, y desde allí se difundió tanto hacia el centro como hacia el occidente, sin embargo las técnicas y la tecnología eran rudimentarias. Lentamente lugares como Caracas, Valencia, Barquisimeto, Carora, Mérida y el Puerto de Gibraltar, ya desarrollaban sembradíos de caña, junto a Coro y El Tocuyo.

La inversión de capital español para instalar los costosos equipos de trapiches e ingenios no llegó a suelos venezolanos, y esto produjo una infraestructura azucarera pobre, además la mano de obra para moler caña no era experimentada. La falta de estímulo económico y político en el sector azucarero durante la Colonia, restringió la demanda de este rubro al consumo local y regional.

Hasta ahora el panorama histórico del azúcar parece sombrío pero el siglo XX trajo otra cara a la producción azucarera… pero eso ya veremos si es verdad en la segunda parte de este interesante artículo.

About David Alexander Garrido Michalczuk
David Alexander Garrido Michalczuk, es Ingeniero en Electrónica graduado en el Instituto Universitario de las Fuerzas Armadas Nacionales (IUPFAN) y Chef de Cocina Internacional, graduado de High Training Educational Institute (HTEI), obtuvo su certificado de Locución en la Universidad Central de Venezuela (UCV), además de ser certificado como Productor Nacional Independiente por el MINCI, con el número 20.007. Ha sido webmaster de varios sitios webs educativos e informativos. Actualmente es Director Ejecutivo y profesor a dedicación exclusiva de la escuela de cocina High Training Educational Institute HTEI. Fue cofundador de La Taguarita del Sabor y uno de los conductores de la 1ra Temporada del programa; actualmente es productor y conductor de la 4° temporada. Además coordina el trabajo de producción y venta del sitio web lataguaritadelsabor.com

Deja un comentario