Las mujeres, en la Colonia y a principios de la República, que habían quedado viudas o huérfanas usaron la venta de dulces y golosinas como un medio de sustento, aunque fuera humilde, pero les alcanzaba para sobrevivir. De este modo muchas mujeres honradas levantaron sus familias azotadas por la ausencia del "hombre de la casa". En la imagen, un cuadro del artista dominicano, Cándido Bidó.

Deja un comentario